Sentimiento V

septiembre 24, 2011 at 9:12 am 2 comentarios

Hace mucho tiempo que no actualizo, por lo que puede que esté un poco oxidado en esto de escupir palabras.

Desde el 22 de Agosto de 2011 formo parte de la gran familia que es la Armada Española, ya han pasado dos meses y tengo la fortuna de conocer a 83 nuevas personas con las que estoy obligado a convivir durante 5 años, mas los años en los que coincidamos en servicio. En menos de un mes he aprendido cada nombre y cada apellido, y me he reído como nunca con ellos. Realmente cuando las pasas putas lo que te levanta el ánimo no es la gente de fuera, porque aún te deprime más el pensar toda la gente que has dejado atrás, lo que te levanta el ánimo es el compañero que ha hecho alguna gilipollez o que cuenta un chiste con el que te partes la caja, o el que te pone la mano en el hombro y te dice que toda la 1ª Brigada está contigo.

Para alguna gente el concepto de compañerismo, el sentimiento de fidelidad insoslayable, es algo pseudo-nuevo, alguna gente esta acostumbrada a ir de botellon o a un bar, reirse un rato y para casita. Pero para mi ese sentimiento de lealtad no es nada nuevo. De hecho antes he dicho que me he reído como nunca, ¿es eso cierto? afortunadamente no.

En el mundo del fútbol hay un ente abstracto llamado “sentimiento atlético”, que es lo que los seguidores del Atlético de Madrid usan para explicar por qué forman parte de una legión de fans que apoya a su equipo aunque éste no tenga por costumbre darles una alegría. Análogamente a esto se encuentra el sentimiento que me inunda cada vez que pienso en mi casa, porque no os confundáis: he vivido en muchísimos sitios, he estado en muchos colegios y he conocido a mucha gente pero ningun lugar del mundo  me ha colmado de felicidad como mi querida Úbeda.

Úbeda entró en mi vida desde muy niño, y aunque socialmente inicié mi andadura ya entrado en la adolescencia, es mi más ferviente recuerdo de la infancia feliz. Algunos dirán que Úbeda ha perdido mucho, que su status social ha bajado un par de peldaños por la puñetera comunidad gitana, pero para mí es el pueblo-ciudad con más solera que existe. Combina todo lo que puedes desear, poder andar de punta a punta por ella y a la vez que no te falte de nada, no falta ninguna clase de comercio, nunca tienes que decir “voy a X ciudad a comprar Y”, en Úbeda lo tienes.

Pero no me malinterpretéis, no soy un loco de la demografía o un analítico social, se me partió el corazón abandonarla no por su configuracion estructural o social, sino porque es en Úbeda donde por primera vez encajé como la pieza de un puzzle en el que los huecos no estan muy estandarizados, en lugar de ser el tipico redondo tienes puntas y estan en ZigZag.

Estoy hablando del sentimiento veterano. Es una cosa abstracta, pero si me lo pidieran, recorrería cielo y tierra con tal de ayudar a un veterano, porque ellos me ayudaron a mí. No se si afortunada o desafortunadamente me di cuenta hace un mes de que jamás en mi miserable vida conoceré a 5 personas que lleguen incluso a parecerse a cualquier veterano. Por una unión de los astros 5 personas para las cuales su base de pensamiento era exactamente igual coincidieron en un mismo punto geográfico y empezaron a salir juntos porque veían que ahí había algo. Sin embargo la riqueza de los veteranos reside en que aunque todos pensemos en general exactamente igual, cada uno tiene matices distintos, y con nuestra capacidad de “dialogar”, discutimos sobre lo que sabemos hasta dar con el punto exacto y discutimos sobre lo que no sabemos para intentar darle explicación.

Podría escribir un post para describir y agradecer a cada veterano, pero en la Escuela Naval Militar no se dispone de tanto tiempo. Cada uno sabe lo que pienso de él, y todas son cosas buenas. A veces cuando tengo tiempo de estar de pie mirando a la ria de Pontevedra pienso en ellos, y en que estarán haciendo, y me inundo de pena por no estar allí. Gracias a ellos he sacado a la luz todo lo mejor de mí, gracias a ellos estoy preparado socialmente para lo que sea, y gracias a ellos dispongo de 4 personas a las que llamar “más que amigo, practicamente un hermano”.

Es vox populi que de Jaime jamás diría nada malo, y siempre contará con mi apoyo para lo que sea, que seré yo quien derrame aceite en la carretera para que Jose tenga un accidente, que yo seré quien critique cada cosa que hace Chicharro para picarle y quien le propondrá a Ginés algo tan sumamente descabellado que su cabeza estallará en mil pedazos. Pero tambien es sabido que a todos los quiero un montón y los hecho muchísimo de menos y que en mi calendario no pone “puente de todos los Santos” sino: “reencuentro con los veteranos”. Porque los veteranos no son una pandilla de barrio, no son los colegas de la infancia con los que no hablas desde hace un huevo de tiempo, no son esos con los que hablabas de frikadas y jugabas a la play, son, más que amigos, mis hermanos.

Anuncios

Entry filed under: Análisis, Opiniones descaradas.

Actualización en curso “Ciento

2 comentarios Add your own

  • 1. Ginesin  |  septiembre 24, 2011 de 4:18 pm

    ¡Eh! ¡Que el post se lleva todo mi límite de visitas!

    Responder
  • 2. nanadow  |  septiembre 26, 2011 de 3:52 pm

    Dios qué emoción desde mi residencia!!

    Soy nuevo en la resi pero ellos lo que no saben es que en realidad ya soy un “un veterano”

    Recuerdos desde Salamanc

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

septiembre 2011
L M X J V S D
« Jul   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: